INEXISTENCIA DE OPERACIONES 

¿Qué significa la presunción de inexistencia de operaciones por parte de la autoridad fiscal?

En ocasiones, podemos encontrarnos con un oficio mediante el cual la autoridad fiscal nos comunica que se presume la inexistencia de operaciones amparadas por comprobantes fiscales. Este supuesto está previsto en el artículo 69-B del Código Fiscal de la Federación y quiere decir que, la autoridad, tras hacer un análisis en su base de datos, de los comprobantes fiscales de un contribuyente, presume que la intervención a la que hace referencia cierto o ciertos Comprobantes Fiscales Digitales (“CFDI’s”) emitidos por internet , no se ha materializado.  

¿Por qué la autoridad fiscal podría considerar la inexistencia de operaciones?

Esto ya sea debido a que considera que no existen activos, infraestructura, o personal, o bien, que no existe capacidad por parte del contribuyente para prestar los servicios que ampara el comprobante, o que no existe capacidad por parte del contribuyente para producir, comercializar, o entregar los bienes que se mencionan en el comprobante. 

¿Cómo se notifica al contribuyente sobre la presunta inexistencia de operaciones?

Cuando la autoridad considera que es posible que haya una inexistencia de operaciones, notificará al contribuyente, mediante buzón tributario, a través de la página de internet del Servicio de Administración Tributaria (SAT), así como mediante la publicación en el Diario Oficial de la Federación (DOF). Podríamos decir que esta es la primera etapa. 

¿Qué se espera del contribuyente durante la primera etapa de este proceso?

En esta primera etapa, la autoridad busca que el contribuyente manifieste lo que a su derecho convenga y, asimismo, aporte aquella documentación e información que considere pertinente para así mostrar a la autoridad, la materialidad de las operaciones. El contribuyente tiene un plazo de quince días que comienzan a correr a partir de la última notificación efectuada para responder. Sin embargo, dentro de esos quince días, el contribuyente puede solicitar una prórroga única de cinco días para así tener más tiempo para reunir la documentación pertinente y presentarla ante la autoridad.

¿Cómo funciona la segunda etapa del proceso de revisión?

Cuando entramos a la segunda etapa, en la cual, la autoridad analizará la información que el contribuyente aportó y en un plazo no mayor a cincuenta días, notificará su resolución al contribuyente. Si la autoridad no llegase a notificar en ese periodo de tiempo, quedaría sin efectos la presunción respecto de los comprobantes fiscales observados, que dieron origen al procedimiento. Sin embargo, el plazo podría extenderse derivado de que, durante los primeros veinte días de esta etapa, la autoridad podría requerir documentos o información adicional; a lo cual, el contribuyente tendría diez días posteriores al día en que se le notifique, para aportar dicha información adicional. Si se llegase a dar esta situación, el plazo mencionado de cincuenta días se suspendería a partir de que surta efectos la notificación del requerimiento y se reanudaría el día siguiente al en que venza el referido plazo de diez días. 

¿Cuál es el resultado de la evaluación de la autoridad?

En esta etapa, la autoridad emitirá una resolución, pudiendo resolver de dos maneras: considerar que el contribuyente desvirtuó la presunción o considerar que el contribuyente no logró desvirtuar la presunción. En el caso de aquellos contribuyentes que no hayan logrado desvirtuar la presunción, se publicará un listado mencionando a quienes entran en este supuesto en el Diario Oficial de la Federación (“DOF”), y en el sitio web del Servicio de Administración Tribuntaria (“SAT”). Este listado no se publicará antes de los 30 días de notificada la resolución. 

¿Qué ocurre en la tercera etapa si el contribuyente no logra desvirtuar la presunción?

La tercera etapa, concierne al contribuyente que no logró desvirtuar la presunción. En este caso, contará con treinta días posteriores a la publicación del listado en el DOF para acreditar la veracidad de las operaciones (que sí se adquirieron los bienes o que sí se recibieron los servicios, por ejemplo). O bien, para corregir su situación fiscal conforme corresponda. 

Finalmente, si la autoridad, haciendo uso de sus facultades de comprobación, encuentra que las operaciones son inexistentes o que no se corrigió la situación fiscal, podrá determinar el crédito correspondiente, asimismo, las operaciones simuladas amparadas por CDFI’s serán tomadas en cuenta para efectos de delitos fiscales

¿Dónde se puede buscar ayuda por la presunta inexistencia de operaciones?

Este es un proceso complejo que cuenta con diversas variables, si tienes dudas o recibiste un oficio por parte de la autoridad mencionando la inexistencia de operaciones, contáctanos en info@pdlc.mx, los especialistas de pdlc te brindarán de manera personal la asesoría que necesitas.

PDLC BLOG FISCAL FEB.png



Regresar